viernes, 6 de noviembre de 2015

Corazón partido


Es la segunda ocasión en el año que despido un ser querido porque murió de un infarto masivo teniendo relaciones sexuales. Suena a chiste, pueden reírse si quieren pero es verdad, en junio despedí a un amigo de 54 años y ayer a una de 45, uno y otro igual de jóvenes para mi pobre entendimiento.

No me parece mal morir, de hecho hace rato que espero que me suceda, no es que lo busque pero estoy conforme con lo que he vivido y la verdad que no temo morir, he conocido el mundo, amado mucho, sido querida y creo que el balance de vida al día de hoy es positivo así que si me toca morir ya, estoy en paz.

Aun así me llama la atención el tipo de muerte de estas personas que aprecio. Se van desnudos, se van en medio de un momento de entera vulnerabilidad, se van entre las manos de alguien que no pretendía más que causarles un momento de placer, se van justo en el momento en que deberían descansar de algún stress, alguna preocupación y sentirse relajados, simplemente el corazón les explota y se van...

Triste como para hacer la broma pero inevitable ya que si no la digo me enveneno.


Se van justo cuando se vienen.....

Adios

2 comentarios:

Mr. Magoo... dijo...

Te acompanio en tu dolor, pero tambien comparto tu buen sentido del humor... perdon pero la ultima frase es maestra! La vida es asi, te lleva en medio de una enfermedad, un accidente inesperado, o en "la muerte chiquita", que no se quiere quedar chiquita, se transforma y te lleva todito. Pinche vida pirata...

Victoria dijo...

Se murieron contentos Magoo, de eso se trata la vida...