lunes, 23 de diciembre de 2013

Un reencuentro muy esperado.

Hace años tuve una historia importante, fué una historia positiva porque hubo solo buenas intenciones. Es la historia con aquel "loquito amoroso" con el que disfrutaba horas en parques, platicando, viendo cine y en algunas ocasiones algo más.
Hace años se gestó entre nosotros una relación de cariño profundo, y en aquel entonces no estabamos por una razón u otra en la posibilidad de darnos más que solo eso, buenos momentos y buenas intenciones.
Hace un tiempo que hemos vuelto a estar en contacto. Hace tiempo que la vida nos ha jugado duro y hemos quedado solos. Y nos hemos visto, y ese cariño esta vivo, sin embargo hoy somos más viejos, más sabios y más mesurados, seguimos pensando las cosas, nos prometemos vida, nos queremos ver de viejos y nos dan ganas de prometernos algo más. Tenemos miedo. Nos conocemos bien, nos queremos bien y sabemos que dar un si a algo será comprometernos a algo más. Somos dos niños cuarentones con el temor de no dar el ancho. Yo no puedo pedirle que cambie, yo se como es, el no puede ofrecerme cambiar, sabe que no puede. Y la historia sigue y sigue y sigue....
El pregunta que si me he enamorado en este tiempo, y aunque sabe que estuve en una relación muy seria teme que le conteste que ahora estoy enamorada de alguien más.
Me conoce. Sabe que así es. Yo estoy enamorada de un hombre que camina conmigo hace tiempo. Por eso pregunta, porque sabe que hay un freno en mi vida que no me permite decirle que si a una aventura donde no sé si hay algo bueno ó malo para ambos, sin embargo ofrece vivirla. Pero sabe que no soy libre del alma.
Sin embargo, ha sido hermoso volverlo a ver, abrazarlo y saber que la vida quiere que estemos juntos aunque sea para vernos una vez más.
Ese loquito, ese loquito amoroso.
Llego en navidad, como un regalo, como un respiro. Se irá pronto, mi vida seguirá y mi corazón que tiene dueño caminará el camino que ha elegido, pero que bonito saber que alguien te piensa, te quiere y te espera.
Que bonito.

1 comentario:

Martuchis dijo...

Por algo pasan las cosas... Yo creo con más fuerzas cada día, que todas las personas que son importantes, vienen acompañándonos desde otras vidas y ningún encuentro -por más que así lo parezca- es fortuito ni casual...