martes, 12 de noviembre de 2013

Es tan fácil romper un corazón....

Empieza el invierno y me cambia el estado anímico, situaciones que regularmente me valdrían gorro en estos momentos se me hacen gigantes. El caso es que ando con el corazón roto.
Totalmente culpa mía, ya que el sujeto en cuestión no ha sido más pendejo que lo que regularmente es, no ha sido más egoísta ó más ventajoso que lo que es conmigo. Yo creo que en esta ocasión la responsable de tener el corazón roto soy yo.
Generalmente me hago la fuerte, tomo las cosas a mi conveniencia, acepto tiempos, espacios y situaciones que me hagan sentir bien para aliviar vacios, sanar heridas y llenar huecos que tengo en mi vida.
Sé que mucho de lo que escribo es totalmente criptico pero ustedes que tienen paciencia con esta pobre blogger me darán un tiempo para sanar mi corazón.

1 comentario:

Martuchis dijo...

Uy Vicky... Leyendo estos post más recientes me doy cuenta que de alguna forma y aunque en circunstancias distintas hemos pasado ambas por un proceso parecido.

Yo no puedo decir que estoy totalmente del todo, pero recuerdo mucho una charla entre nosotras dos en la que me quedé con una frase preciosa y que siempre recuerdo mucho:

"Tú amaste mucho a esa persona, le entregaste tu corazón y te lo devolvió roto, y así con todos esos pedacitos vas a volver a amar alguien otra vez".

... No recuerdo hace cuanto fue esa conversación, pero nunca me olvido porque sí pasó y asi con el corazón pegado con parchecitos, llegó algo mucho más grande y hermoso (que ni en mis sueños más locos hubiera imaginado) y aunque el corazón se despegó otra vez todo y quedó como rompecabezas, sé que tiene la capacidad para reconstruirse y amar con esa misma intensidad otra vez.

No somos tan distintas Vicky y una persona tan abierta y sincera seguramente volverá a tener listo todo lo bueno que lleva dentro de si, para regalar y regalarse otra vez.