martes, 22 de julio de 2014

Adios....


Hace dos años frente al mar dije adiós a la última posibilidad de dar vida con mi propio cuerpo, fué duro pero muy sano hacerlo. Darte cuenta que no serás madre biológica de un ser humano duele pero a la vez libera.
Hoy lo vuelvo a hacer, intenté con todo lo que fuí capaz en esta primera oportunidad ser mamá adoptiva, no se pudo, y duele, no se cual dolió más si esta ocasión ó aquella, lo que si les puedo decir es que decirle adiós a un rostro que no conoces pero con el cual sueñas es muy duro, muy triste y muy desalentador.
Ser madre fuera de tiempo te lleva a que pienses y replantees tu vida, sobre todo cuando si te ves en el papel de madre. Yo nunca quise tener un hijo sola, nunca quise embarazarme de algún novio sin su consentimiento, mucho menos quise tener un hijo por no quedarme sola. Prefiero ochenta veces mi soledad (que cabe decir que no es mala) a haber traído un hijo al mundo solo por cumplir el capricho de ser madre.

Adios esta vez....
Espero un día pueda escribir sobre la próxima aventura en la que me meta con este propósito.

No hay comentarios: