lunes, 30 de septiembre de 2013

Hasta la madre....

Una vez que reconoces que no eres dueña de tus emociones te es más sencillo admitir cuando tienes una situación que te rebasa y te cambia todo.
Este es mi caso, he tenido muy muy malos días, no me siento bien y lo malo del asunto es que son días complicados para personas que amo con toda mi alma y no se como enfrentarlos.
Debo estar entera para ellos, ser la Victoria que siempre soy, hacerme fuerte y seguir, pero de verdad que estos días no tengo ganas de nada. Lo único que quisiera es quedarme en casa a dormir.
No tengo deseos de ir al gimnasio, ni de hacer algo divertido, no me he encerrado porque no soy así pero ya se me nota mucho en mi rostro, en mis posts de redes sociales y obviamente las personas que están a mi alrededor se preocupan por mi.
Yo sé que las ganas volverán, pero ahora no tengo deseo alguno de fingir, estoy HASTA LA MADRE. Y no puedo hacer nada para remediarlo.

1 comentario:

Martuchis dijo...

No siempre tenemos que ser fuertes y no todo el tiempo podemos ver tampoco las cosas con optimismo y esperanza.

La vida se conforma de días buenos y malos. Es parte de nuestra naturaleza y creo que lo único que no está permitido es quedarse encerrado en eso.