domingo, 3 de julio de 2011

por un pelo de rana pelona



jajajaja
jojojojo
que rico el guacamole
pasame una tortilla
agghhh.. aggghhh.... "no puedo tragar" - pienso
agghhh.. agghhhh.... " pero hay ninos enfrente"
aggghh.. agghhhh..... "todavia puedo respirar, voy afuera a meterme el dedo"
me paro de la mesa donde hay unas 12 personas comiendo, en silencio
me voy caminando y al cruzar una puerta siento el golpe de que la garganta se ha cerrado, la presion es horrible, siento como empieza a escurrir la nariz, abro la puerta de la calle y estan otros amigos en el lado frontal de la casa donde estamos haciendo carne asada
me ven con cara de sorpresa, voy ya roja y sangrando de la nariz, me encuentro a Alfredo, le hago senas que me apriete la panza
(hoy se que es la maniobra de heimlich lo que le pedia)
me le regargo, me falta muchisimo el aire, sangro
me aprieta, no sale nada
me dice asustadisimo: Estas bien? le hago senas que no
y me vuelve a apretar
ahi sale el trozo de comida mismo que retengo con la servilleta que prudentemente tome antes de salir
me limpio un poco, tomo aire y todos se quedan viendome con cara de susto y alivio...

no se porque teniendo a mi novio al lado, y mucha gente a mi alrededor se me ocurrio irme a la calle donde quiza si hubiera estado sola me hubiera desmayado y seguramente muerto antes que alguien me viera...
fue lo primero que pense, irme para no hacer una escena delante de los ninios que estaban comiendo, pero de verdad la vi cerquita
que impresion! y gracias a mi amigo Alfredo que me salvo de esta...

claro que mi novio me regano porque no le dije y lo tenia AL LADO! pero no pense que era tan grave hasta que me estaba literalmente ahogando...

cuidense y tomen bocados pequenos

2 comentarios:

Mr. Magoo... dijo...

No manches Vicky, yo he asistido a un par de clases de la famosa "Hammleich manouver" (o como se escriba) pero nunca la he tenido que usar. Que suerte que el Pegna la aplico a tiempo y que bueno que estas aqui contando esto...
Uno nunca sabe, me imagino la de cosas que pasaron por tu mente.
Amiga, cuidate, te mando un abrazo...

Martuchis dijo...

¡Híjole Vicky! aunque leí este post hace ya varias semanas, de sólo pensarlo me da cosa, uno da por sentado muchas cosas y no sabe si por ejemplo mañana va tener salud o pueda pasar algo.

Me imagino lo desesperante y aparte el sustazo que debió haber sido... Y que suerte que Peñaloza supo como ayudar, porque luego habemos unos que nos quedamos pasmados sin saber que hacer... Definitivamente aún no era tiempo Vicky, y de verdad que suerte que sea así.