sábado, 18 de diciembre de 2010

abrazarte


La incertidumbre de no saber que hacer cuando te vea, me llevo solo a abrazarte.
No pude olerte, casi ni sentirte, estaba presa de nervios, de prisa, de que todo el momento terminara, estaba super nerviosa pero aun asi, fue tan lindo verte.

Entre tu silencio y mis nervios solo recuerdo que te abrace fuerte, mi mano paso por tu espalda y la otra te acaricio el cuello, detras del cabello. Solo pude darte un beso en la mejilla, aun asi, no recuerdo el calor de tu piel ni tu olor.

No importa, se que habra mas abrazos, porque no me cansare de dartelos, y espero que al proximo, yo pueda tener mis sentidos mas atentos para descubir tu olor, y verte... y contemplarte como me gusta hacerlo.

sigue valiendo la pena
una historia que solo esta en mi cabeza, aun asi vale la pena

2 comentarios:

Martuchis dijo...

Para todos nosotros también vale la pena, porque soñar es creer y apostar por un futuro incierto y eso es parte también de la fe y la energía que hace que de verdad suceda.

Dios quiera que esos encuentros y esos abrazos se materialicen pronto.

Anónimo dijo...

wow que bonito tu escrito me ha gustado...