jueves, 26 de marzo de 2009

Cuentame tu cuento...



Hace poco que supe del cuento mas corto del mundo, o al menos el que se supone es mas corto porque hay uno todavia mas pero no voy a echarle tierra a esta belleza. Nos la regaló Augusto Monterroso y dice:

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

La belleza de este micro-cuento es que hay tanto alrededor que pudo pasar para contar esta historia...

A mi se me ocurrio:

Ella lo amaba pero de otra manera, ella no vibraba mas por el, sin embargo sabia que si hiciera falta, le regalaria un riñon. No habia mas piropos, no habia gracias ni sorpresas, sin embargo la compañia de este amor eterno la acompañaba en estos dias en los que particularmente a pesar de tenerlo, se sentia sola.
Decidio arreglarse, caminar un poco mas para recuperar en lo posible su antigua figura, poner flores en la mesa de la cocina, musica por la mañana, perfume por la tarde... Y lo esperaba con otra actitud. "No puedo cambiarlo, pero puedo cambiar yo..." y empezo esa rutina de cambio por semanas. Hasta que un dia Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

Y a ti que se te ocurre?

7 comentarios:

Mr. Magoo... dijo...

Asi como lo pones tu, me dejo un gancho al higado tremendo... yo no quiero despertar como el dinosaurio, simplemente ya no quiero...
(cada loco con su tema, o al que le caiga el saco que se lo ponga verdad? jejejje)

Saludos.

nurimoon dijo...

Corrio lo más rapido que pudo y sintio que se escapaba de todo lo que lo aterraba, empezo a ver un paisaje diferente, flores, cielo azul y nubes sonrientes, se recosto sobre el pasto para descansar y "Cuándo despertó el dinosaurio todavía estaba ahi"

Moraleja.- Que aunque huyas los problemas te perseguiran si no los sabes resolver.
"Lo facil ahora tendra consecuencias despúes"

nurimoon dijo...

Huy!!!! ya te vi estrenando el blog ahora musical. Genial selección de musica. Me gusta!!!
Pasa por el mio hay una historia de esas que te gustan ;)

Vane dijo...

Cuando despertó, el dinosaurio aún estaba allí...

Y si está allí yo tengo que seguir, aunque tenga las alas rotas, el corazón con agujeritos, y el alma raspada, pero la vida es para gastarla no para ahorrarla ni quedarse con el cambio. Un nuevo día me espera y saldré a disfrutarlo porque seguro me voy a tropezar con una sorpresa, y la sonrisa en mi cara me hará sentir que todo vale la pena.

Un saludo!

Victoria dijo...

Magoo
Todos de algun modo somos o tenemos dinosaurios, no te atormentes... asi es la cosa... ya cambiara...

Nuri
Que lindo tu texto, al ratito me asomo por tu luna

Vane
Como me gusta tu frase de la vida es para gastarla no para ahorrarla ni quedarse con el cambio.

gracias a todos por estar... por dejar que salgan sus letras un minuto por aqui

Caballero de la Blanca Luna... Y Diesel. dijo...

Un dia una niña ansiaba ver a Dora la exploradora, esa niña mitad gringa, mitad latina que de exploradora no tiene nada, pues nunca ve "La montaña encantada", "El arbol Parlanchin", "El puente de caramelo" ni nada, aunque lo tenga ahi enfrente.

Pero a la niña le gustaba ese programa, y tenia que esperar a que terminara El show de Barney, pues era el programa anterior al de Dora. Dejo la tele prendida, pero cayo en un profundo sueño. Desperto subitamente, pues penso que se le habia pasado la hora de Dora, pero CUANDO DESPERTO, EL DINOSAURIO TODAVIA ESTABA AHI...


Jajajajaja :P

Martuchis dijo...

Está padre eso como ejercicio para taller de teatro o literario.


Se me ocurren muchas cosas, pero si me pusiera a escribirlas acá, me saldría un comentario kilométrico.

Saludines Vicky y aquí ando ya poniéndome al día con el bló.