viernes, 5 de octubre de 2007

Nada como un café

Alguna vez en mi vida tuve la absurda idea de dejar el café, y lo hice por más de 11 ó 12 años lo pueden creer?, siempre me vanagloriaba diciendo "gracias no tomo café", pero en estos dias de descanso y aprovechando al maximo mis noches hubo una mañana en que en verdad NECESITABA una taza de café, pero como "no tomo café" pues hurte literalmente el fabuloso capuccino cup de mi amiga Sara en Balthazar´s y me lo bebí. Que delicia! que delicia despertar con un café, echar el chal con un café, dejar de sentir el sopor post-comida en una junta con tu jefe con un café, recibir un amigo en casa con un café, irte por ahi a buscar un café, que delicia vivir menos pero disfrutar de un poco de café.....
Les comparto un pequeño "momento" de Nueva York donde retome mi gusto por el café, y donde empezó uno de mis grandes dias de vacaciones.

2 comentarios:

Martha dijo...

Vicky:

¿Esa es la tazota de la foto del messenger?, se ve deliciosa... Y pues bueno en Nueva York, me imagino que debe haber sabido doblemente deliciosa.

Curiosamente yo nunca tomo café, sólo en invierno (Irene estaba sorprendida de eso el día de ayer) y Charly Uraga siempre me echa carrilla porque sabe que no puedo beberme ni una taza si no va acompañada de sus respectivas galletitas o pan dulce.

Ahí vienen los días fríos ya, señal inequivoca de que comenzaré a tomar café sólo en las mañanas.

Saludines y buen post.

Mr. Magoo dijo...

Que bueno que se ve el cafe, nada como esos pequenios momentos.
Saludos.