domingo, 31 de agosto de 2014

Dejar que te vayas....


Con los años he aprendido que el mejor regalo que puedes darle a alguien que amas es la libertad. Yo en este tiempo aprendí a amar esa parte de ti que no conocía, siempre he querido todo su ser, eres entrañablemente buen amigo, leal, y divertido. Indiscutiblemente te necesito el resto de la vida a mi lado.
Pero al hombre, al compañero necesitaba dejarlo ir, te lo notaba en el rostro, y tuve que hacerlo....

Vuela y encuentra tu felicidad. Yo sé que encontraré la mia.
Gracias por las noches, por los abrazos, por todo lo que pasó. Y quedate en mi vida para siempre como siempre.

No hay comentarios: