jueves, 15 de agosto de 2013


Es curioso como romper duele menos del lado quien decide que del que no lo hace. Hoy me ha tocado a mi decir adios a una relación fugaz pero una relación al fin y al cabo.
No es grato tener que explicar de la mejor manera posible las razones por las que no debe continuar la misma, y evidentemente no me fué bien.
La verdad es que he aprovechado un error por parte del galán en cuestión para poder liberar la culpa que sentía de "darle alas" a una situación que no me tenía convencida al 100%. Eso mismo es lo que me lleva a escribir estas lineas, me di cuenta que con los sentmientos ni se juega, que muchas veces creemos que seremos capaces de llevar una relación superficial de esa manera, pero siempre habrá alguién que desee más o que simplemente no desee terminar con nosotros, porque le convenimos, le gustamos ó se la pasa "chido". Cualquiera de las anteriores son razones suficientes para que esa persona piense ó sienta que estamos de algún modo obligados a permanecer en su vida y no es así.
Sin entrar en detalles sobre él, solo puedo decir que me pegó muy fuerte algo que me dijo:
- ¿Es que acaso no puedes perdonar un error?
Me quedé sin palabras.
No es que no pueda, es que no quise, la relación superficial que teníamos no permitió que le perdonara NADA, no sentía que estaba agarrada a nada, sentí libertad de volver a estar sola y libre para hacer lo que yo quiero hacer, amar a quien si amo, porque en el amor no se manda. El amor no se busca, el amor te encuentra y a mi ya me encontró hace rato. Me guste ó no, no puedo mentirme, tengo una ilusión y la vivo así, con su naturaleza, como lo que es, una ilusión que si permite que yo perdone, pase por alto y anhele ver a esa persona que tanto amo.
Quizá un día no soporte más, quizá un día llegue un principe que me haga olvidar lo que tengo ahora, pero lo que tengo aunque vago, es mío y lo amo.

Me siento muy mal de ser la villana del cuento hoy despidiendo a este hombre de mi vida, me siento mal porque no es una mala persona, sin embargo la sensación de regalarme a mi misma la libertad me anima a seguir mi vida adelante.

Lastima porque he partido un corazón. Pero asi es el juego, empiezas seduciendo y terminas jodido...
Como yo, Jodida pero contenta. (con aquel que si me hace suspirar)

2 comentarios:

Martuchis dijo...

Es bien bien difícil, pero a veces más que el hecho de la separación, lo que duele es la forma y que a veces quien lo hace de alguna manera está haciendo lo correcto, porque de otra forma dar por terminada una relación es algo que uno mismo no se atreve a hacer...

Martuchis dijo...

Es bien bien difícil, pero a veces más que el hecho de la separación, lo que duele es la forma y que a veces quien lo hace de alguna manera está haciendo lo correcto, porque de otra forma dar por terminada una relación es algo que uno mismo no se atreve a hacer...