sábado, 31 de agosto de 2013

El cristal con que se mira....

Algunos dias atras en la sala de mi casa tuve una conversación con una de las amigas que mas me quieren en este mundo, en ella descubri que mucho de lo que proyecto, hago y digo no es coherente con lo que creo que hago.
Me dijo:
Te crees muy joven, quieres parecer muy joven y ya no lo estas tanto.
En un principio senti un baño de agua fria, sin embargo me fumé un cigarrillo, seguí escuchandola, empezó a compartirme sus broncas de casada con su marido, sus frustaciones, problemas de lana, convivencia etc.... y me cayó un veinte que nunca pensé ver en ella ni en nadie que fuera más joven que yo.
Yo como muchos de ustedes saben, permanezco soltera, ha sido casualidad porque no ha sido planeado. Yo creo en la vida en pareja, si no en el matrimonio como tal si en la vida en pareja. Creo que dos personas pueden y deben buscar vivir juntos y hacer un proyecto de vida juntos, si quieren tener hijos, casa, patrimonio etc.... sin embargo, ese sueño para mi no se ha dado en la actualidad.
Efectivamente! me siento joven, me veo joven y quizá actúe como alguien menor a mi edad (tengo 42 años).
Pero la verdad es que mi vida salvo los problemas de dinero que todos tenemos, no tiene bronca mayor alguna, hago lo que me gusta para vivir, vivo decentemente, me divierto diariamente en mi trabajo, tengo un lugar para mi sola, aprovecho las oportunidades que la vida me pone enfrente, si hay un viaje, un compañero, una fiesta. ¡Todo!.
La vida que tengo me la merezco,la soledad que pago por estar así lo vale. No tengo que soportar algo que no necesito por tener compañia, no trabajo por dinero (aunque nunca sobra), y la libertad de decidir si como, duermo, hago o deshago eso es algo que me tiene asi.
JOVEN
No quiero que me malinterpreten en estas lineas, pero es que la vida de una persona define como se ve, si es una persona infeliz, ó llena de stress, frustada ó plena hace toda la diferencia. No quiero decir que mi amiga se vea mayor ó sea una mujer infeliz, no es así, sin embargo si debo reconocer que sus mejores años ya pasaron, no es fodonga, pero su aspecto ha cambiado, sus intereses, la música que escucha, el tiempo para un hobby que tenía, todo eso ha pasado a un segundo plano, incluso su carrera profesional, y eso que aún no tiene hijos.
Yo no se como vaya a ser mi vida en un futuro, pero evidentemente al tener el 100% del tiempo para mi y mis locuras, evidentemente estoy mejor.

¡lo siento preciosa! Quisiera decirte que si, que vivo equivocada y que deberia estar sentada tejiendo y con 5 gatos, pero no, tengo muchas cosas que todavia hago y que consumen mi tiempo.
Todo depende del cristal con que se vean las cosas. Y yo desde mi ventana veo todavia muchas cosas para mi.
asi las cosas.

1 comentario:

Martuchis dijo...

Leí este post hace tiempo y en ese entonces no tuve mucho tiempo para comentar, pero recuerdo perfecto lo que pensé que escribiría cuando pudiera regresar y pues no es nada del otro mundo más que una idea un tanto compartida de todo lo que hay expresado en este post.

Insisto en que vamos por un camino medio paralelo Vicky. En mi caso personal y aunque no estoy cerrada a la idea de compartir mi vida con alguien más adelante, valoro mucho mi espacio y he aprendido a amar como nada mis momentos sola. Estoy acostumbrada a andar para todos lados conmigo misma (por así decirlo), he viajado sola y lo he disfrutado muchísimo y en estos poco más de 8 años sola (algunos intermitentemente en compañía), no he dejado eso por nada y creo que si vuelvo a encontrar a alguien haré todo lo que esté en mis manos por mantener ese pequeño mundito que sólo es mío porque es lo que me ha hecho salir adelante en esta etapa tan caótica.

Me pasa algo parecido a lo que dice la última parte del post. Veo a mis hermanos y a mis amigas con sus parejas y sus hijos, con otro tipo de problemas, tan absorbidos como seres humanos en el mundo real y dejándose de lo que son ellos mismos, que agradezco a Dios por estar sola y por todo lo que he vivido y porque siento que he sido muy, muy afortunada.

Creo que cada etapa tiene su encanto y sólo Dios sabe lo que es mejor para cada persona; pero en ese proceso de ir por el camino y de no saber si aparecerá o no alguien, hay que disfrutar del paisaje :)