lunes, 11 de junio de 2012

se terminó el tiempo

Vivimos una historia de amor a la velocidad de la luz, nos conocimos y nos amamos al instante, confiamos uno en el otro, nos gustaba pensar en el futuro, pero vivíamos el presente a plenitud. Pasó el tiempo, llegaron los problemas, la distancia, y el amor se fue transformando en complicidad, compañerismo, en un cariño fraternal tan fuerte que nos unía el uno al otro. Pero hoy se terminó, la historia de Rodolfo y Victoria no existe ya, quedará para siempre en mi corazón como un hombre que vino a la vida a hacerme féliz, a ayudarme cuando más lo necesitaba y a llenarme la vida de energía y luz. Es tiempo de despedirme y dejarlo partir. Duele pero los angeles deben volar Gracias amor mío por todo lo que me diste. Que seas muy féliz.

1 comentario:

Circe dijo...

me recuerda la historia que viví con el charrojuarense, algunas personas que nos conocían no entendían el porque decidí despedirme con agradecimiento, solo quien ha vivido una relación feliz queda en Paz, comprendiendo que aunque duela, algunas veces el mismo cariño te permite decir adiós.

Aunque, siempre quedara algo de la persona que compartió contigo un tramo de su vida.

Hay que vivir...siendo lo mas feliz que se pueda. Te admiro viky, te aprecio, y por aquí andaré visitándote, me agrada mucho saber de ti a través de tu blog.
abrazo!!!