miércoles, 16 de noviembre de 2011

mi maleta y yo



ahora viajamos de regreso a casa
mi maleta y yo
llegamos con lagrimas, incertidumbre y miedo
hoy nos vamos con ilusion, con gratitud y con muchas ganas de seguir adelante
mi maleta y yo

2 comentarios:

Tortuga Caramela dijo...

Si se carga sólo lo que es valioso y necesario tanto en la maleta como en el alma, a cualquier lugar donde uno llegue, siempre va a ser bien recibido y aparte le tiene que ir muy bien.

¡Buen viaje!

Martuchis dijo...

Uno siempre carga muchas cosas en la maleta de vida, las cosad que nos duelen o no sirven de mucho de modo inevitable forman parte del equipaje porque son parte de la vida también. Creo que parte de crecer es cuando en el camino se empieza a aprender como hacer para equilibrar esa maleta y hacer que las cosas que de verdad valen la pena siempre pesen más.