lunes, 15 de septiembre de 2008

Una dulce reconciliación



Si tan solo volvieramos a ser como niños, a de verdad DARLE VUELTA A LA PAGINA y perdonar sinceramente todo. Como recuerdo aquellas epocas en que todo era mas facil. Ayer tuve una lección de perdon sincero, con un angelito de 3 años que es hijo de unos muy queridos amigos y que ante mi negativa de subirlo al carrousel en el Dragon (es que ya nos lo habian ganado), pues deje de ser su persona favorita y se convirtio un rato en un DRAMA. "No queyo a Vicky mama", "No queyo que Vicky me empuje el carro mama", "No queyo mama", y yo que sin saber como hacer las migas con el porque me partia el corazon que la causante de su desgracia era yo.
Pero de repente Puaf! el milagro sucedio, ya pronto estabamos de best friends, me regalaba sonrisas y besos y volvi a ser su amiguita, una persona querida en la que el confia... Sin rencores, sin sacar viejos errores.
Que fregonas lecciones de vida te dan los niños no?

(ah pero tambien hay que reconocer el poder reconciliador de unos gummy bears!!! jajaja)

Ojala y tuviera siempre Panditas de colores para pasar los malos ratos y para que me perdonen de fondo... Panditas??? alguien necesita unos?????

5 comentarios:

roger dijo...

hola que tal!!! aqui visitando, y bueno indiscutiblemente los niños son las personas que mas nos dan nuestras lecciones tanto de amor como de perdon,me han pasado mas de una ves de me den esas lecciones y mas con mi hija ojala y aprendamos en verdad.

atte
el flama

Mr. Magoo... dijo...

Yo cargo siempre con mi dotacion completa, y hasta con vitaminas, jejejeje. Creo que los enanos siempre nos enseniaran eso, que la vida es de lo mas simple, que uno de disque adulto, se empenia en hacerlo dificil y complicado, reglas, deberes, que se yo.... Atinado es todo eso que dice que hay que ser como un nino, que la sonrisa de un nino logra mas, que no se que mas de un nino... yo por eso, a veces quiero ser un nino, aunque ya lo soy para la seniora, jejejejjejeje.
Hay que repartir mas gummy bears del alma por ahi....
Un abrazo, muy buena reflexion.

Carlos Rubalcava dijo...

jajaja... los gummy bears y las galletas oreo son mágicas. Sobretodo cuando ya no hayas cómo callar a los chamacos gritones y peleoneros... (uh oh, creo que lo dije en voz alta) jajajaja ntc

Anónimo dijo...

Hola vicky!! como estas?? espero que todo bien. Pues si, imaginate yo con mi enana de 5 anos estoy tomando ese tipo de lecciones todos los dias, el otro dia la muy tierna despues de haberle dado una buena reganada me dice: mama es una ventaja que ya no trabajes porque podemos platicar y me puedes hacer sopita cuando llego de la escuela vdd?? imaginate, y es cierto, ojala que los adultos fueramos ninos mas seguido y no dejar que rencores, y toda esa sarta de cosas negativas afecten nuestras relaciones.
saluditos vicky, y de nuevo aprovecho para agradecerte tus palabras en mi blog, eres una tierna lo repito y lo sigo repitiendo, saluditos :D
maru de chocolate

Martuchis dijo...

Vicky:

La foto de "Los panditas" me recordó la escena de la película "Jack" de Robin Williams, cuando él le dice a Jennifer López (que era su "mayestra"), que se la había pasado juntando no se cuanto tiempo sólo los panditas de color rojo porque sabía que eran sus los que más le gustaban. (me encanta esa película, aparte que Robin Williams es de mis actores favoritos).

Es mágico el efecto que algo tan simple puede tener en un niño, y si, ojalá todos tuviéramos esa capacidad de perdonar y de solucionar las cortaditas en el corazón con un pandita del color que fuera o con una galleta oreo (como dijo Carlos).

Muy buen post.

Bonito finde.